domingo, enero 28, 2007

Luz en el camino...


Había una vez, hace cientos de años, en una ciudad de Oriente,

un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara de aceite encendida.

La ciudad era muy oscura en las noches sin luna como aquella.

En determinado momento, se encuentro con un amigo. El amigo lo miro y reconoció.

Se dio cuenta de quien era, el ciego del pueblo.

Entonces, dijo:- ¿Qué haces amigo, tú ciego, con una lámpara en la mano? Si tú no ves...

Entonces, el ciego respondió:- Yo no llevo la lámpara para ver mi camino.

Yo conozco la oscuridad de las calles de memoria. Llevo la luz para que otros encuentren su camino cuando me vean a mi...

No solo es importante la luz que me sirve a mí, sino también la que yo uso para que otros puedan también servirse de ella.

Cada uno de nosotros puede alumbrar el camino para uno y para que sea visto por otros, aunque uno aparentemente no lo necesite.

Alumbrar el camino de los otros no es tarea fácil...Muchas veces en vez de alumbrar oscurecemos mucho más el camino de los demás...

¿Cómo?

A través del desaliento, la crítica, el egoísmo, el desamor, el odio, el resentimiento...

¡Qué hermoso sería sí todos ilumináramos los caminos de los demás!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Aló. Mi nombre es Mariana, llego a mi el Reiki y con esto de las energías he estado aprendiendo a sentirlas y vivirlas. Ultimamente he querido aprender sobre el Tantra.

Quisiera platicar un poco contigo sobre este tema; conocerte... escuchar de un hombre sobre este tema es ciertamente interesante y muy bello.

Es hermoso y fresco aprender de la vida desde esta otra dimension, los pasos se aligeran y las sensacionesy alegrias se agrandan!! o no?

Como te llamas?

Gracias

Todo lo mejor, AXE

P.D.... te invito a visitar mi blogspot. manajammin.blogspot.com

mi mail es maracardo_985@hotmail.com

Alberto Espejel dijo...

con que cada uno de nosotros empecemos ya a alumbrar el camino de nuestra gente (conocida y desconocida) a nuestro alrededor, estaremos un poco más cerca de lograr ese alumbramiento colectivo, esa iluminación humana

llevo un rato leyéndote y hasta ahora vengo a saludarte, tu blog es una maravilla, cuídese!