lunes, octubre 09, 2006

Parábola del amor



"Te moldearé",

le dijo el hacha al pedazo de hierro mientras descendía contoda su fuerza sobre uno de sus costados. Pero a cada golpe que le daba ibaperdiendo su filo, hasta que después de un rato aquella herramienta no pudomás, había quedado completamente obtusa.


"Déjenmelo a mí",

repuso el serrucho mientras clavaba sus dientes en elpedazo de hierro, los cuales fueron desapareciendo uno por uno.



"Yo me encargaré de modelarlo",

profirió con arrogancia el martillo,mientras se burlaba de sus compañeros que habían fracasado. Pero después devarios golpes se le quebró el mango y se le desprendió la cabeza.



"¿Me permiten probar?, inquirió humildemente una pequeña llama.

Los tres serieron a carcajadas, pero se lo permitieron porque estaban convencidos deque también iba a fracasar.


Sin embargo, aquella llamita cubrió el pedazo dehierro; no se desprendió de él, lo abrazó y lo abrasó hasta volverlo blandoy darle la figura que quería.

Aquella pequeña llama logró lo que las otras tres poderosas herramientas no pudieron alcanzar.



Así es el amor.


Hay en el mundo corazones tan duros que pueden resistir los hachazos de laira,

los dientes del encono, y los golpes de orgullo y del rechazo,

pero por más severo que sea el corazón de la persona,

no podrá resistir los embates del amor;

porque el amor es la fuerza más poderosa de este mundo.


- Autor: desconocido -

6 comentarios:

arz dijo...

Que hermoso... te leere mas a seguido, me gusta lo que colocas en tu blogger, ¡quiero mas! jejeje

Patricia 333 dijo...

Aquella pequeña llama logró lo que las otras tres poderosas herramientas no pudieron alcanzar.

Así es el amor

SI ASI ES EL AMOR!!

Un abrazo

Daniellha dijo...

Bello...así es el amor, todo lo puede, es el afirmativo de todos los afirmativos, todo por amor y nada por el premio.
Un beso.

Anónimo dijo...

Me encanta tu espacio,, está lleno de mucho sentimiento y eso alimenta el espíritu. Hermoso todo lo que he leído hasta ahora. Un abrazo. MARCE

DuNa dijo...

Preciosa parábola... una pequeña llamita que se expande lentamente en tu interior y te quema lentamente...

Si es que ya lo dice el refran: más vale maña que fuerza ^_^

Besos.

Anónimo dijo...

hermosa la parabola y es cierto k el amor lo puede todo el amor logra todo por mas pequeño que este sea