domingo, octubre 15, 2006

CONTROL – PODER - POLÍTICA - SOCIEDAD



Control, esa es la máxima de un sistema creado para no recordar, para no pensar, para no reflexionar, y lo que es más importante, para no revelarse ante la injusticia del mundo.

Todo lo que nos rodea forma parte de un sistema que nos acecha, pero de manera muy sigilosa, casi sutil, pero de manera constante, casi sin darnos cuenta, pero sin pausa, de manera que sutilmente, empezamos desde que llegamos a este mundo,

para entrar en este sistema, que a medida que crecemos y maduramos, vamos siendo absorbidos por este, entrando en una dinámica y forma de vida, que deja mucho que desear de lo que realmente sería una vida realmente feliz o libre en el sentido exacto de la palabra. Si, es cierto podemos ser felices, y pienso que hay que intentar serlo, pero no olvidemos o.... no nos engañemos, todo bajo el sistema, bajo la sobra sutil del control.

Nos ponen constantemente el caramelo en nuestras narices para caer y seguir cayendo en la tentación, en el consumo, en el materialismo, en lo superficial, en la competencia feroz, etc Muchas veces llegamos a creer ser mejores que otros, cuando realmente solo somos víctimas de la sutil sobra del sistema, que hace su propio papel.


¿Se puede cambiar el sistema político, el sistema social?

Y lo que es aún más preocupante ¿Nos gobiernan realmente los políticos?

Llegado a este punto, hoy por hoy, empezamos a ver como las grandes empresas, empiezan a adquirir un poder muy superior al de los gobiernos, y estas influyen en posibles decisiones políticas a costa de unos beneficios económicos.

Resulta paradójico como los números de la economía de un país pueden hacer que la existencia de sus individuos sea más o menos admisible o genere un desorden social, un caos y la perdida de los pilares fundamentales de los derechos humanos.


Y aún hoy en día, no dejo de extrañarme ante la dejadez de esos llamados políticos, que se exaltan, se insultan y manipulan a la población con sus mensajes catastrofistas, preocupados en problemas absurdos, mientras que la mitad del planeta, muere de hambre en la miseria, sin comida, sin agua, sin medicina.

No me sirve que me den la falsa impresión de libertad, solo por poder votar cada 4 años.

¿Es ese el mundo que queremos?

¿Se extrañan entonces de los procesos de inmigración?

¿Pretenden acaso que miles de personas se crucen de brazos y se queden sentados viendo morir a su familiares, a sus hijos, a ellos mismos?


Y mientras tanto, el gran poder, las grandes empresas, aseguran su producción y sus ganancias, explotando a las personas de países aún desarrollo, con salarios irrisorios para crear a la contra, conflictos, despidos en los países donde ya no les es rentable seguir creando sus productos.

Los grandes poderes, empresas, políticos, medios de comunicación, ellos nos dictan, nos controlan y nos dicen como tenemos que actuar, o al menos eso parece.


Quizás como en otras ocasiones, necesitemos de una “llamada de atención” de un toque o aviso, para poder despertar más rápidamente, para un nuevo reordenamiento social.

Como en todo ser vivo, el abuso, la sobrecarga, la tensión, genera enfermedades, problemas, y poco a poco, empezamos a verlos en nuestra sociedad a modo de síntomas como la violencia, la falta de valores, el desinterés por actividades de ayuda a personas necesitadas, etc.

Los orígenes son diversos, unos y otros afectan de manera diferente, pero podemos poner el ejemplo de esos niños, que son la sociedad del futuro, y que hoy en día crecen en muchos casos con la ausencia de esos padres, que tanto promueven hipócritamente algunos, niños que crecen y aprenden en las guarderías, que crecen demasiado rápido y que ven como los padres apenas tienen tiempo para compartir con ellos.



Dejemos atrás las sombras y busquemos los rayos de luz más allá de lo superficial, intentemos desarrollar una actitud positiva y humana ante la sociedad.

5 comentarios:

Marian dijo...

Muy bonita tu reflexion oscar, el tema se las trae....
Hoy empezo un programa en la 2 "Otro Mundo es posible" promete ser bueno.
Lo cierto es que el tener mas , no nos hace mas felices, vamos perdiendo poco a poco la union con lo que nos podria proporcionar mas felicidad, y asi vamos cayendo mas y mas en sus bolsillos....
Un soplo de besos, para que sigas siendo tan sensible

Marian

MentesSueltas dijo...

Siempre es un placer recorrer tus letras...

Dejo un abrazo

MentesSueltas

Aliara dijo...

No puedo hacer menos que aplaudir tu manifiesto. Comparto tu opinión en este campo y me pregunto si se puede hacer algo o si somos suficientes los que queremos hacer algo.

Bohemia dijo...

hola!!! Pásaba por aquí para saludarte y para desear que lo hayas pasado bien en tu viajecito a esta bahía...Un abrazo

Arya dijo...

no solo es leerte y comentar..
hay que proclamarlo..
compartirlo..!