viernes, febrero 10, 2006

caminando con la Luna



Me pierdo entre los recónditos lugares de la ciudad, sus calles y sus ruidos para llegar a ese espacio misterioso y poco conocido, lugar real e imaginario, donde la calma y la energía se juntan para formar un lugar tranquilo.

Y mientras camino por el, me siento estar ausente de todo el torbellino visual, sonoro y emocional que nos colapsa los sentidos, no dejando ver en muchos casos lo que realmente hay al otro lado, o justo a tu lado.


En ese breve y fugaz instante de ensueño y paz, miro hacia arriba, y la observo a ella,
Me siento acompañado, observado y hasta protegido por ella.

Caminando junto a ella, a veces hago una pausa, y la observo en calma, con su fugaz brillo y belleza.

De alguna manera la presiento, a veces sin pensar en ella, miro hacia arriba y la observo como si de alguna manera, me hubiese llamado “oye, estoy aquí”.


Y según la observo, me dejo acariciar por la brisa del mar, contemplo su hermoso brillo reflejado en las aguas del mar calmado Mediterráneo como si de un espejo perfecto se tratase, bañando y dando vida con poderosa luz a todas las formas de vida de ese lugar que en algún momento de la historia, originó la vida en este hermoso planeta.

Curiosamente, eso me hace reflexionar sobre la importancia de la Luna, el único satélite del planeta Tierra.

¿Qué hubiese ocurrido si en vez de una Luna tuviésemos dos? ¿Y si no tuviésemos Luna?

De alguna manera, dependemos de ella y en parte, influye en más cosas de las que imaginamos, incluyendo la vida. La gravedad de la Luna hace que Tierra tenga una velocidad de rotación determinada, ideal para ese alternado de noche, día, sin ella, los días serían seguramente más rápidos o quizás más lentos... y quizás la vida no se hubiese adaptado a ese ritmo. Ella crea las mareas, y guía a miles de aves e insectos en la noche, influye en el ciclo menstrual de la mujer y es el aviso de la procreación en seres vivos, y como no, influye en el clima.

En el vasto vació, nos acompaña a todos, viaja en el espacio junto nuestro planeta, y siempre, siempre, nos muestra la misma cara, como si por alguna razón hubiese decidido que la cara de la Luna que vemos, es realmente la más bonita. De alguna manera es así, la cara oculta de la Luna está mucho más “estropeada” por la gran cantidad de impactos de meteoritos que han chocado con ella.


Ahí se mantiene a 384.403 kilómetros de la Tierra, distancia que en el pasado fue inferior, y que poco a poco a aumentando con el paso del tiempo, algún día empezará a encontrarse a una distancia que empezará a crear desequilibrios en el planeta y los eclipses de Sol Totales, pasarán a la historia.

Mientras unos y otros discuten sobre si el hombre llegó realmente a pisar el suelo de este satélite, yo mientras tanto, sigo observando su brillo y me dejo llevar por su atracción.


A pesar de su soledad y misterio, ella, está ahí permanentemente, siempre acompañándome en mi silencio, en mi senda.

¿Y a ti, que te sugiere o te cuenta la Luna?




INFO:

http://es.wikipedia.org/wiki/Luna

9 comentarios:

Clau dijo...

Melancolia...magia...misterio...serena fuerza...interrogantes

Cristal dijo...

Me llena de paz, de dulzura, toca profundamente mi alma, sólo contemplándola, viajo...
Un cálido abrazo

Trini dijo...

Que seria de los poetas sin la inspiración que nos causa la luna...
Si hubiese dos seria otro problema, ya habria divisiones y una siempre seria más bella para unos y otra para los otros. Así que con una, y tan bella, tenemos para todos ya que todos la divisamos y encontramos en ella lo que quieren nuestros ojos ver.

Un abrazo

Elen dijo...

La Luna me atrapa, hipnotiza, subyuga, apodera, enamora, hechiza...y sobre todo, me desborda de energía.

Besos, mi lunático.

chocoadicta dijo...

Me encanta mirar la luna, me hechiza, me embruja, me embriaga, me transforma, me hace soñar, viajar con el aire, es misteriosa y me transmite equilibrio, serenidad, belleza :)...
Que encantadora imagen... como siempre.

MentesSueltas dijo...

La luz de luna le da un toque especial a ciertos rincones, momentos y vivencias.
MentesSueltaS

Lluneta_bcn dijo...

La luna que magica y me da paz y serenidad y nos acompaña en los momentos especiales.

mer dijo...

Ayer le hice una foto a la luna. Estaba llena. Esperaba el metro- tren que me llevara al aeropuerto de barcelona para regresar a sevilla. Me gusta mirar a la luna, pero me causa cierta...inquietud??

Bohemia dijo...

A mí más que contarme me inspira y me transmite paz...Desde niña me gusta mirarla y he pasado noches de insomnio contemplándola...