sábado, agosto 20, 2005

via lactea mágica



Esta noche ha pasado Santiago
su camino de luz en el cielo.

Lo comentan los niños jugando
con el agua de un cauce sereno.

¿Dónde va el peregrino celeste
por el claro infinito sendero?



Va a la aurora que brilla en el fondo
en caballo blanco como el hielo.

¡Niños chicos, cantad en el prado
horadando con risas al viento!

Dice un hombre que ha visto a Santiago
en tropel con doscientos guerreros;
iban todos cubiertos de luces,
con guirnaldas de verdes luceros,
y el caballo que monta Santiago
era un astro de brillos intensos.


Dice el hombre que cuenta la historia
que en la noche dormida se oyeron
tremolar plateado de alas
que en sus ondas llevóse el silencio.

¿Qué sería que el río paróse?
Eran ángeles los caballeros.


¡Niños chicos, cantad en el prado.
horadando con risas al viento!


Es la noche de luna menguante.

¡Escuchad!


¿Qué se siente en el cielo,
que los grillos refuerzan sus cuerdas
y dan voces los perros vegueros?

-Madre abuela, ¿cuál es el camino,
madre abuela, que yo no lo veo?

-Mira bien y verás una cinta
de polvillo harinoso y espeso,
un borrón que parece de plata o de nácar.


¿Lo ves? -Ya lo veo. -Madre abuela.

¿Dónde está Santiago?
-Por allí marcha con su cortejo,
la cabeza llena de plumajes
y de perlas muy finas el cuerpo,
con la luna rendida a sus plantas,
con el sol escondido en el pecho.

Esta noche en la vega se escuchan
los relatos brumosos del cuento.

¡Niños chicos, cantad en el prado,
horadando con risas al viento!


Una vieja que vive muy pobre
en la parte más alta del pueblo,
que posee una rueca inservible,
una virgen y dos gatos negros,
mientras hace la ruda calceta con sus secos
y temblones dedos,

rodeada de buenas comadres
y de sucios chiquillos traviesos,
en la paz de la noche tranquila,
con las sierras perdidas en negro,
va contando con ritmos tardíos
la visión que ella tuvo en sus tiempos.


"Federico García Lorca"

2 comentarios:

Kuan dijo...

Precioso el poema de Lorca, Oscar. Creo que hay un camino de Santiago interior que se va descubriendo a medida que se recorre el físico. Me gustaría recorrer los dos. ¿Te apuntas?

Besitos ;)

Julio dijo...

Me ha gustado mucho el poema!
No he hecho el Camino de Santiago físico, pero lo tenemos pensado mi mujer y yo.
De todos modos, creo que mi vida entera tiene algo que ver con un "Camino de Santiago", iniciático, con pistas que me van revelando los secretos de lo eterno.

Un abrazo!