martes, junio 14, 2005

deep peace



Así como el chamán se sirve del ritmo del tambor para entrar en trance, y se vale del canto para modular su viaje, para invocar a los espíritus y para dirigir la experiencia, en el mundo de las religiones han sido los cánticos, las polifonías y los laúdes los que han servido para celebrar actos litúrgicos y loar a las divinidades.

Los estados de quietud van acompañados por el Silencio, los éxtasis por el Sonido, los estados de trance por el Ritmo, y las celebraciones religiosas por sus melodías.

Es así como la Música siempre ha ido de la mano con el mundo del espíritu, con las experiencias que van más allá de las palabras

Bill Douglas, ha sido de esos músicos que como otros tantos, la primera vez que lo escuché
me causó un gran impacto interior.

Sus melodías crean armonía interior, paz y calma.

Músicas calmadas en general que ayudan a encontrarse a uno mismo y sentirse en paz.

Sencillamente, deja llevar, suspira, susurra, acaricia y armoniza

Siente sus notas dentro de tu ser, de la energía que envuelve tu cuerpo,
y llévalas hasta el interior de ti, vibra con ellas.


http://www.billdouglas.cc/recordings.html

3 comentarios:

muralla dijo...

He leído tus últimos escritos y me alegro que sigas remontando el vuelo en compañía de buena música...
Besos. Muralla.

(r) Agua dijo...

Es buen consejo entonces el tuyo de escuchar, todo acompaña en la búsqueda, ¿verdad? Lo haré y te contaré el resultado. Gracias. Un beso.

La senda dijo...

un saludo, navegar por el rio de la melodía que llena el espíritu

: )