miércoles, marzo 23, 2005

calma



Cuando llega es como una brisa de mar, que inunda el espíritu y nuestra mente.

Es como el agua de la lluvia que cae sobre nuestra cara y nos relaja.

La calma, ese estado especial que quizás aún siendo parecido, habría que diferenciar del estado de relajación, de meditación, la calma es anterior a todo ello, es un proceso necesario para llegar a la relajación, meditación, etc.

La calma llega interiormente cuando nuestro yo se siente cómodo y el entorno nos ayuda.

Pero la calma, espiritual, mental y física es una fase que podemos tener sin proponernos ir más allá... simplemente observando, escuchando, el todo y la nada.

Esa calma que se refleja en nuestro rostro, en nuestra mirada, en la forma de sonreír,
en la forma de movernos, de sentir....

Esa calma que necesitamos, para sentirnos, escucharnos, mirarnos y amarnos.

Calma para ti y para mi.

La calma tras la tempestad...me dice cosas, que intento escuchar, allá donde el sonido
se pierde con la razón y se oyen otras cosas que uno a veces no sabe explicar o no llega a entender.




En esta calma de paz interior te envió mi mensaje:

Si la luz de mis ojos
no te hacen ver el amor que por ti siento muy dentro de mi alma,
entonces la calma no significa nada...


Si mi aura no te explica el dolor que siento en el templo de mi cuerpo....
entonces la calma no significa nada....


Si mi pasión no te explica el temor que tengo de perderte,
entonces la calma no significa nada...

Ámame como soy, quiéreme sin pedir cambios,
siembra tus labios en mí y así podremos seguir
y la calma significará todo para ti y para mí...

-José Rivera-ZonaStiLL1-7-2001

2 comentarios:

Rafael P.Q. dijo...

Hola:
Es la primera vez que entro a visitarte, y me llevo una grata impresión.
Felicidades para el blog.
Un saludo.

La senda dijo...

Un saludo Rafael y gracias, todo llega cuando la inspiración despierta que suele ser por alguna razón, de noche, al influjo de la Luna.