domingo, febrero 20, 2005

tormenta energética



Quiero escaparme, dejar de pensar y sentirme a mi mismo, no sentir los egos, los yoes que me azotan a veces y que aturden mi tranquilidad interior.

Es como una tormenta energética que azota tu yo interno, tu ser, que no deja reaccionar y paraliza.

Suelo conseguirlo pero a veces, es complicado, las pruebas de cada día, de cada instante son difíciles y a veces duras.

Intento pensar que son solo eso, pruebas que hay que superar.

Se que todo pasa, y luego llega la calma, pero estas tormentas, a veces dejan heridas, cicatrices que a veces se quedan para siempre.


Ojalá todo fuese más fácil, un mundo donde poder comunicarse y entenderse fuese más sencillo de expresarse, sin palabras, donde se pudiese comunicar a través del sentimiento, de la luz del corazón.

Ese mundo quizás llegue, pero ahora toca aprender y seguir el camino que a veces es cuesta abajo y otras cuesta arriba.

Sigo caminando.... la senda de luz.....

1 comentario:

NADA dijo...

Sí son pruebas, Oscar. A la tempestad le sigue la calma, la reflexión y la luz después de la prueba superada.

Yo creo que a veces necesitamos esas tormentas interiores porque suponen pasos adelante aunque no lo parezcan mientras todo se mueve en nuestro interior.

Muchos besitos y ánimos :))