miércoles, febrero 08, 2012

2012 reflexión en el CAOS
















El Mundo es volátilmente frágil, inestable, lo que hoy parece ser seguro, mañana puede caerse como un castillo de naipes.

Con los años y las experiencias pasadas en nuestra historia como especie, hemos aprendido a buscar esa estabilidad, el consenso y buscar vías de acuerdo para evitar conflictos, pero a veces olvidamos que estos pueden surgir de manera fugaz cuando olvidamos los mínimos derechos fundamentales de las personas.

Empezando por el primer y más importante que afecta a gran parte de la población mundial, como es el hambre y la pobreza, la violación de derechos humanos, pasando por los intereses económicos, comerciales, etc.

Pero sería bueno hacerse una pregunta  ¿ Es bueno mantener con vida un sistema social y económico que resulta caduco ?, ¿ cuanto tiempo puede aguantar?.


Todo tiene sus límites y tarde o temprano, si no se hacen reformas en estos aspectos y se dejan de lado los intereses económicos, veremos o verán en un futuro como decía antes “un derrumbamiento” y quizás lo que estemos viendo ahora, esa llamada “crisis” no sea más que los primeros temblores, un aviso, el dolor de una enfermedad que está evolucionando a peor si no ponemos un remedio a tiempo.

Las transformaciones, los cambios profundos o Revoluciones pueden ser en ocasiones traumáticas y duras, pero llegados a cierto punto, quizás no exista punto de retorno o no existirá otro camino alternativo. Es la complicada y dura realidad de un sistema, que como un tren a máxima velocidad toma la peligrosa opción de entrar en una vía muerta, sin salida.


¿ Entonces es la única opción posible, no hay tiempo para un cambio o transformación de los sistemas, de nuestra sociedad y en consecuencia de modo de vida – existencia ?

Hay alternativa, pero no parece que la gente esté dispuesta a aceptarla, la sociedad continua “dormida” sumida en el sueño eterno y en muchos casos fanático de aserrarse únicamente a aquello que le hace feliz de manera individual, no existe el pensamiento global.

Los tiempos son complicados, caóticos y sólo el inexorable tiempo, la historia nos enseñará como en otras ocasiones, si hemos sido capaces de aprender y evolucionar o si seguimos cayendo en el mismo error, tropezando, cayendo e incluso retrocediendo en nuestra existencia cósmica.


Pese a todo, no demos de lado a ese rayo de esperanza....

2 comentarios:

Concha dijo...

No, no es bueno mantener este sistema social y económico. Es totalmente injusto. Es terrible ver el sufrimiento de más de la mitad de la población mundial, sobre todo cuando hay recursos suficientes para todos, pero están mal gestionados.
Tienes razón, los cambios importantes son traumáticos pero también son una gran oportunidad para cambiar las cosas.
Y vuelves a tener razón, no hay que perder la esperanza. Siempre he creído que si uno cambia su realidad, provoca un cambio en la de los que tiene alrededor.
Me gusta mucho tu blog, retómalo, seguro que influye positivamente en los que lo lean.
Un beso.

Patricia 333 dijo...

Aqui me quedo para seguir tu blogg me gusta mucho :)