sábado, febrero 26, 2011

La gran Farsa de los Intereses.















Este es el Mundo de intereses económicos que tenemos, el que no importa lo más mínimo con quien estemos tratando, da igual si se trata de un loco, un genocida fanático o un dictador, cuando hay dinero, todo se puede compartir, incluso las armas que posteriormente darán la muerte y la falta de derechos humanos o la libertad.

Pero cuando las cosas se complican, que fácil es mirar para otro lado y señalar a ese dictador sin sentirnos cómplices de nuestra participación, vendiendo armas, comprando materia prima de su país e incluso invitando a tal individuo a nuestro país, con buenas caras, sonrisas y apretones de manos....

Dirán lo que quieran, que es la burocracia y lógicamente los intereses, pero....
¿ a costa de mirar para otro lado? ¿ de saber que en ese país no se respetan los derechos humanos y se asesina a la gente impunemente ?

Que quieren que les diga....

así lo estamos viendo últimamente en las noticias estos días.


No es algo nuevo, lo hemos ido viendo durante toda la historia, los que en un momento parecen ser buenos “aliados” luego son dictadores asesinos.

Los Estados Unidos colaboraban incondicionalmente con los grupos afganos, debido a su participación en la guerra contra la URSS (entre 1979 y 1989 los estadounidenses entregaron cerca de tres mil millones de dólares a la resistencia afgana, que favoreció a Bin Laden).


Lo mismo podríamos decir de Sadam Husein, al recordar como en 1978, el Ministerio de Asuntos Exteriores de España le concedió el "Collar de la Orden de Isabel la Católica" otorgado a personalidades destacadas por el Gobierno. Designado presidente de la República en 1979, su ambiciosa política militar junto con los intereses de multinacionales petroleras que ambicionaban los pozos del combustible ubicados en la frontera, lo llevaron a una guerra contra Irán (1980-88), en la que contó con el apoyo de Estados Unidos, Francia y la URSS.

En Enero de 2011 Barak Obama recibió al presidente de China Hu Jintao con todos los máximos honores en la casa blanca, con solo alguna ligera mención en su discurso para recordarle “los deberes” en cuanto a derechos humanos y libertades, pero sabiendo claramente sus intereses económicos con el gigante Chino.

¿ Tendrán que pasar unos años para ver una revolución en China para que solo entonces los gobernantes y la ONU como ocurre en otros sitios, se atrevan a

Ahora se repite la misma historia, y de nuevo las cartas se han invertido y si en noviembre del 2004, el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero recibía a Hosni Mubarak en España, estrechando su mano en el Palacio de la Moncloa, en nuestros días se habla de su dictadura y falta de libertades,

Lo mismo se puede decir de “personaje” Gadafi, que estos días está mostrando su verdadera cara y creando un auténtico baño de sangre. Pero ¿ Como nos quedamos si echamos la memoria atrás y recordamos que en el 2007 Gadafi visitó España, con oscuros fines comerciales, entre saludos, sonrisas y palmaditas. Y digo oscuros intereses porque como en otras ocasiones, se trataba de la venta de armas, un negocio redondo de 1. 500 millones de euros, aparte de las inversiones que se proyectaron en su momento.


¿ Cual será el próximo ?

Así es este lamentable mundo de Intereses y Farsa política, en la que una vez más vemos como la ONU pinta más bien poco o nada y vemos como se deciden las guerras por puros intereses y no por el valor humanitario.