lunes, agosto 15, 2005

Ciencia, energía, esencia vital



La ciencia no cesa en el empeño en investigar y saber más allá de lo que nos depara y pueda sorprender el mundo de la energía, atómica, sub-atómica, partículas, anti-partículas, átomos, materia, anti-materia, etc.

Aún no hemos empezado a levantar cabeza, y ha hemos evolucionado de manera impresionante a nivel tecnológico.

Ya se habla de control de la vida orgánica, de interactuar con las moléculas, de procesadores capaces de regenerarse, hablamos de la manipulación genética, del micro cosmos, de la mano tecnología, quizás algún día no muy tarde, llegaremos a construir pequeñas naves microscópicas capaces de entrar en nuestro cuerpo, sin ningún rechazo, y mediante una cámara llevarlas a la parte del cuerpo dañada y arreglar el problema allí mismo, como si de una misión espacial se tratase.

Y mientras esta vertiginosa carrera por la tecnología sigue su curso.... el ser interior del hombre, su encuentro consigo mismo, la comprensión, y el sentido de globalización humanitario, la espiritualidad, parecen estancadas en algún punto, como queriendo no continuar.

Es un freno, que no deja que nuestro sistema pueda desarrollarse de una manera más abierta, sincera y humana.


La energía está ahí, es la esencia de todo. Todo, es energía, todos somos energía.

Energía que contiene la esencia vital, que permite crear la vida en determinados lugares, planetas, sistemas solares, galaxias, etc.

La esencia vital, nos envuelve, nos rodea, y en ella forma parte la conciencia.

Esa conciencia que perdura y permanece a pesar de los cambios de estructuración u organización de la energía, materia etc.

La muerte, no es un final, sino un cambio, una transformación, y la conciencia como tal permanece con su individualidad, con su ser.

¿Qué ves cuando miras al espejo? ¿Acaso crees mirar algo?

Lo que miras, no es más que una representación de una proyección, que a su vez, se forma de una organización efectiva de la energía, que hace tenga una determinada característica.

Una gota de agua, contiene 3.000 billones de moléculas, a su vez, cada molécula de agua contiene tres átomos, dos de Hidrógeno y uno de Oxígeno. El núcleo de un átomo de Oxigeno, contiene ocho protones y ocho neutrones. Pero no todo acaba en el átomo ni mucho menos, hay mucho más.....




Todo lo que vemos, observamos, olemos, tocamos, es una maravillosa y perfecta organización de la energía.

Las experiencias extra corporales no hacen más que demostrar que la ciencia aún tiene mucho que investigar y reconocer.

Observa más allá de lo que la física nos deja ver. Nuestro estado físico es limitado y sus sentidos también sufren esas limitaciones.



Siente la energía, la esencia vital, siente como te forma, y como se transforma.