viernes, enero 14, 2005

La individualidad del ser

En cada instante de nuestras vidas, siempre queremos o pretendemos representarnos y asociarnos hacia una imagen reflejada en ese espejo, que nos devuelve algo que no forma parte de nuestra individualidad.

A veces es difícil desapegarse o llegar a comprender que ese que vemos, aquel o aquella, no es uno mismo, y que en realidad este forma parte de un aprendizaje, una constante que nos ayuda a sobrevivir y caminar en el mundo físico.


En la sociedad actual y desde hace ya años, se ha implantado la locura y la obsesión por el cuerpo perfecto, por la delgadez, por un arquetipo de físico que en muchos casos no es ni mucho menos saludable.

Que el cuerpo físico sea sano, es importante para nuestra salud y bienestar de nuestra estancia en este mundo temporal en el que todo pasa, pero hoy en día resulta difícil aceptarse a si mismo, tal y como uno es, comprenderse y amarse.

Porque nuestra sociedad, bombardea constantemente sus mensajes no tan sublímales, que fuerzan y en algunos casos obligan a que el culto, o el sin sentido por el apego al cuerpo físico sea un hecho real. No podemos cerrar los ojos, ante situaciones y hechos tan tristes como los casos de anorexia o bulimia en donde la vida es secundaria por el simple hecho de llegar a la delgadez.


Pero.. ¿dónde está la individualidad del ser, de nuestro ser?



Dicha individualidad o encuentro con nosotros mismos está dentro de cada uno de nosotros, al que de manera general, mucha gente nunca puede llegar o apenas llegan a sentirlo, a percibirlo.

Interiorizar, y encontrarse con uno mismo, conocerse, es en muchos caso un trabajo difícil y complicado e incluso duro, aceptar nuestros errores y darse cuenta de ellos.

Llegar a ese estado atemporal en el que el hombre deja de ser hombre para encontrarse y sentirse Ser, Luz.

No es generalmente fácil pero con una conciencia abierta, plena y espiritual además de prácticas de meditación, relajación, etc, podemos llegar a ese estado si nos lo proponemos.


El punto de vista cambia..... y donde antes nos aturdían los ruidos de la mente, los deseos, las pasiones, los egos, los apegos y demás, tras la plenitud de conciencia, podemos llegar liberarnos de todos estos lastres, y sentirnos libres por un tiempo limitado, al menos en mi caso, aunque eso ayuda a darte cuenta en muchos casos, de lo dormidos que realmente llegamos a estar durante el resto del día, o generalmente durante toda la semana, por estar dentro de un sistema lleno de presiones sensoriales.


Quizás por esto a veces nos moleste el silencio..... la mente empieza a acostumbrarse a ese ruido, a esas presiones sensoriales, que nos adormecen y no nos dejan llegar al fondo de nuestro ser, a la Luz.


Recuerda que tu cuerpo es solo un instrumento, un lugar de paso transitorio donde aprender.

Recuerda, tu eres un ser de Luz, y estás más allá de lo que realmente eres o piensas que eres.

Busca dentro de ti.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La razón de ser del cuerpo físico es la de ser vehículo de nuesta esencia, testigo de nuestro aprendizaje, porque no es algo separado, por lo tanto hay que cuidarlo en esta medida. Por supuesto que es un vehículo temporal que acompaña a esa individualidad de la parte cuya experiencia ha de ser única y ha de serlo porque el Todo quiso diversificarse y experimentarse a sí mismo a través de nosotros y en todas las vertientes de la vida, del Ser.
La ignorancia de esa parte esencial nos lleva a la infelicidad, a la falta de entendimiento de nuestras diferencias a todos los niveles, de nuestro origen y nuestro destino...
Me ha gustado mucho tu artículo.

Espero que estés mejor Oscar; ten calma, esperanza y mucho ánimo.

Un abrazo fuerte. NADA

(r) Agua dijo...

Gracias por tu visita, me extrañó encontrarte allá por el mes de Noviembre. He leido todos tus escritos, ha sido fácil, ha sido sutil y suave, no cansa, una cosa lleva a la siguiente y siempre es como si un hilo ( de luz) comunicara uno con otro.
Hablas siempre de la paz interior, del conocimiento, de la quietud........yo precisamente ahora estoy en el punto contrario. Es como si llevara toda la vida dormida en mí misma y ahora veo las cosas. Todo me impacta, todo me provoca, las nubes, el agua, las piedras, veo mundos y recibo sensaciones........no paro de sentir, no puedo parar,subo y bajo, tengo vértigo.
Te sigo leyendo en busca de algo de esa paz que das.

La senda dijo...

Me alegra verte Nadita, gracias por tu opinión tambien interesante y por tu apoyo, creo que esta tarde y tras una meditación me he encontrado mucho mejor, más ajeno a mis "yoes" y más en contacto con migo mismo, la cosa está calmada pero ya veremos a ver que pasa. Gracias


En cuanto a Agua, ummm espero que encuentres esa luz que guie tu camino, aunque quizás ya estés en el sin darte cuenta.... eso que dices de ver mundos, de recibir sensaciones y que te impacten cosas como las nuebes, piedras, osea todo lo que nos rodea, pienso que es bueno, lo importante es que no te sature y aprendas a sentirlo.

Un abrazo.