martes, diciembre 21, 2004

escuchando el sonido

Constantemente, desde que nacemos, despertamos y vivimos nuestras vidas diarias, nos enfrentamos en muchos casos sin darnos cuenta, a un auténtico bombardeo de sonidos, músicas, ruidos, susurros.... ¿pero donde está el sonido del silencio?

¿Se puede escuchar? ¿como es el sonido de nuestro interior?

Si, y en gran medida depende de nuestro estado interior, y de como queramos reconocer todos esos sonidos que nos invaden.

Siempre hay más facilidad para escuchar el silencio, en sitios de calma, de relax que en otros.

Quizás no sean silencios en muchos casos, pero si son sonidos de la existencia y de la vida.

Los sonidos que en muchos casos a veces deseamos, o añoramos por la tranquilidad mental y espiritual que nos transmiten.




El susurro de las hojas de un árbol, agitadas por el viento, el susurro del agua que fluye por el arroyo, o el susurro de la mar.... nuestra gran madre, la de la vida, la de los seres vivos de este hermoso y frágil planeta.


A veces nos apetece escuchar un tipo de música según nuestro estado de ánimo, de vibración, es algo normal, querer fluir al mismo ritmo que el sonido, en parte la música hace como el agua del rió cuando lleva esa hoja flotando en si, esquivando y pasando por las zonas dejándose llevar.

Nos ocurre lo mismo. La música nos hace llevar y sentir.

La percepción de esta puede ser aún mucho mayor, si intentamos sentir cada nota de música en todo nuestro cuerpo, en cada una de nuestras células.

Es como si los propios átomos que forman la materia (cuerpo físico y energético) entraran en sintonía y bailaran al son de esta.

Es una sensación extraordinaria, y si además intentamos probar a dejar expresar nuestro cuerpo lo que siente a través de la música con posturas o posiciones, gestos, etc, será aún mucho mejor.


aprendamos a escuchar, el sonido....

aprendamos a escucharnos a nosotros mismos...



3 comentarios:

Céfiro dijo...

Tu mejor post... ¡Hermoso!... No puedo (no se puede) estar de otro modo que no sea totalmente de acuerdo, con un único pero en mi caso (seguramente debido a una incapacidad mía): todo en mí ocurre a un nivel más "macroscópico"... vamos, que la música y ciertos sonidos me hacen sentir bien (a veces, en una "burbuja"); y seguro que en mi cerebro hay cantidad de reacciones químicas insospechadas... pero jamás he percibido el sonido con los átomos de mi cuerpo ni mucho menos... la siento como un todo, e ir más allá ME parece ridículo... a mí, claro... no soy capaz... ¡suerte tenéis quienes podéis! (Aunque realmente creo que es una ilusión vuestra, puesto que pienso que el único modo de sentir es como un todo, pese a que haya todo un conjunto de células-átomos funcionando... aun así, las ilusiones de nuestra percepción forman parte de nuestro mundo tanto como las percepciones que tenemos en común con el resto de la gente... y ... al fin y al cabo, no hay más mundos que los mundos que aparecen en nosotros... mi mundo en mí, tu mundo en ti...

La senda dijo...

Gracias Céfiro, no se si es el mejor post, en cualquier caso cada uno tiene su propio mensaje.

La música y los sonidos tienen mucho que decirnos.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Bueno si bien es cierto que no hubo nadie que lo haya escuchado , es por que solo hay vacio en el espacio, entonces no habia donde pudiera vibrar, y respecto a querer negar la existencia del sonido solo por que nadie escucho a las montañas crujir , a los truenos hacer sonar tormentas, solo por que nada ni nadie tenia oidos , es como querer negar que nunca hubo una explosion de bigbang , solo por que nadie la vio solo porque también no hubo quien tuviera órganos desarrollado para verlo, pues es el sonido al igual que la luz viaja por ondas y es energia, y recuerden que la ley de termonodinamica la energia no se crea ni se destruye, solo se transforma, asi que ese analisis de que que no existio el sonido solo por que nadie lo escucho , no tiene validez alguna.Entonces si yo estuviera ciego y sordo entonces no existirian la velocidad de la luz , ni la velocidad del sonido.Actualmente los radiotelescopios captan una resonanacia " lo mas parecido al sonido al vacio" de la gran explosion del bigbang.